Establezca una buena comunicación con su optómetra:
Piense en su optómetra como un socio en el cuidado de su vista. Pídale que le aclare todas sus dudas. El o ella debe tener tiempo para hacerlo.

Mantenga estrictos hábitos de higiene:
Tenga cuidado con sus manos o la saliva.

Asegúrese de que sus lentes estén bien ajustados:
El lente debe cubrir la córnea por completo y moverse ligeramente cuando usted parpadea. Si los lentes están bien ajustados, se sentirá cómodo con ellos por lo menos por 12 horas.

Tenga a mano unas gotas humectantes para los ojos:
Estas pueden resultar un alivio al refrescarle los ojos.

Esté alerta a cualquier cambio en la condición de su vista:
Examínese la vista cada seis meses.