Elegir lentes oscuros de dudosa calidad en puestos ambulantes representan un gran riesgo para los ojos a largo plazo, ya que su uso puede afectar la visión e incluso acelerar la presencia de enfermedades como degeneración macular y cataratas.

“Es difícil no dejarse sorprender por lentes oscuros que imitan diseños de las marcas de moda a precios muy accesibles, debemos recordar que estos lentes constituidos por armazones y micas de baja calidad, carecen de la seguridad que brindan los lentes originales, incrementando el riesgo de daños en la visión, algún tipo de alergia en piel inducida por el material y la descompostura de los lentes, debido a la nula garantía del fabricante”.

La elección y adquisición de lentes oscuros casi siempre se relaciona con la moda y con la temporada de vacaciones, no obstante su función primordial es proteger los ojos contra los efectos de los rayos ultravioleta del Sol, sobre todo si permanece durante periodos prolongados a la intemperie sin importar la temporada o el lugar.

Por ello, las personas que adquieren lentes oscuros en semáforos, bazares y calles, cuya calidad no es la mejor, se exponen a complicaciones en su salud visual ya que no brindan la protección necesaria contra los efectos de los rayos ultravioleta solares, ocasionando problemas como conjuntivitis, degeneración macular, retinopatía solar, daño en córnea y cataratas, principal causa de ceguera en el mundo.

“La calcomanía que la mayoría de estos lentes presenta, la cual indica que protegen contra la radiación de los rayos UV, no significa que efectivamente cuenten con esa protección, ya que el tratamiento al que se someten las micas para lograr este efecto es superior al costo total de la mayoría de este tipo de lentes”.