Introducción
Al nacer la vista de los bebés no se encuentra totalmente desarrollada. Sin embargo ésta se desarrolla muy rápidamente en los primeros seis meses que siguen al nacimiento. La mejora de la capacidad visual en los pequeños depende del uso real, activo, de sus ojos. La simulación visual y no la respuesta del cerebro es responsable por la rápida mejora de la visión de los bebés dentro de los primeros seis meses de vida.

Los recién nacidos
Durante el nacimiento los bebés ven como a través de un velo. En los primeros tres meses los recién nacidos pueden reconocer sólo movimientos, los objetos grandes o lo que se encuentra en las cercanías.
De vez en cuando los ojos de los recién nacidos empiezan a bizcar repentinamente. Eso es completamente normal en los primeros meses ya que los ojos todavía están aprendiendo a focalizar.

De 3 a 6 meses
Con tres meses la mayoría de los bebés pueden seguir objetos en movimiento. Son capaces de mantener la vista sobre un objeto en movimiento incluso cuando se detiene repentinamente. Los colores, detalles y juguetes en movimiento empiezan a fascinar a los bebés y ayudan a estimular el desarrollo de la agudeza visual. Entre el tercer y sexto mes la agudeza visual del bebé es tan buena (la retina está bien desarrollada) como para ver finos detalles. Los bebés ya pueden acomodar sus ojos a una visión cercana o lejana y empiezan a estimar distancias. 6 meses

Con seis meses los ojos de los bebés han desarrollado las 2/3 del tamaño final. En esta fase los dos ojos trabajan muy bien para la visión binocular. Por el contrario la vista lejana y la percepción de profundidad todavía se encuentran en un estado de desarrollo.

1 año 
A la edad de un año la agudeza visual de los pequeños se encuentra todavía en camino hacia el completo desarrollo. La coordinación entre ojos y el movimiento del cuerpo está desarrollada y puede ser mejorada en los juegos cuando señala, arroja objetos, los toma y coloca en algún lugar.

Enfermedades de los ojos en los bebés

Los problemas de la vista en los recién nacidos son escasos. Siempre que no haya sospecha de una enfermedad del ojo (p. e. debido a la historia clínica de la familia o por nacimiento prematuro). A menudo son los padres los que descubren las enfermedades oculares de los recién nacidos y es siempre algo que llama la atención y que no es normal. De aquí la importancia de observar con detenimiento los ojos de su bebé en estos valiosos primeros meses. Normalmente a la edad de nueve meses un oftalmólogo debe examinar los ojos del bebé. Si sospecha que su bebé tiene problemas de la visión, entonces acuda con anterioridad a su oftalmólogo.

Los padres deben estar atentos siempre a las señales que parten de los ojos de sus bebés. Si uno de los ojos mira a otra dirección o incluso bizca, consulte a un oftalmólogo. Si el bebé no muestra interés por las caras de personas o juguetes y / o rueda con los ojos, entonces eso puede ser una señal de una posible debilidad visual. Ponga atención a los primeros signos, tales como una posición inclinada de la cabeza y una bizquera. Los bebés compensan la debilidad visual porque todavía son muy pequeños para hablar. Detrás de las señales de una debilidad visual pueden esconderse enfermedades del ojo, como por ejemplo:

Cataratas en niños
Las enfermedades de cataratas congénitas son la causa principal de la pérdida de la vista en el mundo. No siempre es la edad avanzada el factor determinante para la aparición de cataratas. También pueden presentarse en los bebés y con frecuencia la causa exacta de la enfermedad no es conocida. En los pequeños una catarata puede ser extraída con una operación en el ojo.

Estrabismo
Estrabismo es la definición médica para una enfermedad del ojo en la cual los ojos desvían de manera involuntaria su focalización a un objeto fijo.

Ambliopía
En el caso de ambliopía, conocida también como ¿Ojo vago?, se trata de una enfermedad del ojo en cuyo transcurso el cerebro se desvincula y la agudeza visual en un ojo se desmejora notablemente. Esto sucede probablemente debido a un defecto visual en un ojo (presbicia o miopía) o porque los ojos no están orientados correctamente. Esta enfermedad se presente con frecuencia en los bebés, en muchos de ellos desaparece la enfermedad por si misma.

Retinopatía en los recién nacidos
En la retinopatía crecen los vasos sanguíneos en el ojo del bebé rápidamente de manera anormal. Lo más frecuente es que la enfermedad se presente en los bebés prematuros (adelantados más de 12 semanas). Un tratamiento precoz de la retinopatía disminuye el peligro de ceguera. Muchos de estos pequeñitos tienen que portar gafas a muy temprana edad.

Referencia: http://www.spanish.careforyoureyes.com/article2052-207.html