Los avances en lentes de contacto y técnicos de terapia visual, han dado origen al campo de la visión deportiva donde la optometría se dedica a la evaluación y entrenamiento de las destrezas visuales de los deportistas.

Un gran interés en la visión, recientemente en el ámbito de los deportes. La actual atención de parte de los atletas profesionales y entrenadores a las necesidades visuales, combinando con el aumento en el nivel de competencia, ha hecho de este campo uno de rápido crecimiento y notables cambios.

Cada día, mas entrenadores, organizaciones deportivas y atletas, se han dado cuenta del rol importante que tiene la visión en el rendimiento atlético.

Esta área de especialidad optométrica trabaja con el deportista para maximizar su potencial visual según las necesidades especificas del deporte practicado. Es importante notar que toda atleta se puede beneficiar de una mejor visión y de un mejor funcionamiento visual. El rol del optómetra no está limitado a examinar los ojos, sino que su función como consejero en aspectos visuales, es primordial para salvaguardar la seguridad visual y acular del atleta y así aumentar su rendimiento.

La faceta de maximizar su rendimiento deportivo comienza con una evaluación visual que comprende áreas de patología y refacción. Otras áreas que han de ser evaluadas son las funciones binoculares del atleta y las destrezas visuales con movimientos oculares sistema de enfoque entre otros.

La debida corrección de errores refractivos es necesario para obtener el mayor rendimiento atlético, uno de los medios de corrección más indicados en el caso de deportistas son los lentes de contacto.

Desde 1958, se ha documentado la eficacia en el uso de lentes de contacto para eventos deportivos. La adaptación adecuada de lentes de contacto y los nuevos diseños permiten que esta sea la primera área de ayuda al atleta. El uso de lentes de contacto ha demostrado ser beneficioso para mejorar las destrezas atléticas en los deportes.

Las ventajas de usar lentes de contacto en vez de anteojos convencionales en la práctica de deportes, son numerosas. Los lentes de contacto proveen un campo de visión mayor: no se mueven ni empañan tanto como los anteojos y además dan percepción de profundidad y sensación de tamaño, de los objetos, más real que los anteojos correctivos. De igual forma, eliminan las distorsiones prismáticas producidas por la óptica de un lente convencional y proporcionan mejor visión al disminuir el efecto prismático.

Al adaptar lentes de contacto en atletas, hay que considerar varios factores, para determinar su utilización. El tipo de deporte y las condiciones en las cuales se desarrolla, son sumamente importantes para seleccionar el tipo de lente a adaptarse. En deportes de contacto donde la probabilidad de trauma ocular sea alta, es preferible poner lente blando ó no poner lente alguno.

El uso de lentes rígidos en deportes de alto contacto como Karate, puede dar lugar a que el lente caiga o haya trauma ocular severo, su este se rompiera en el ojo por contacto con otro participante, razón por la cual no se recomienda. El uso de protección ocular por medio de anteojos en este tipo de deporte tampoco es sugerido, ya que no existe protección ocular adecuada para estos casos.

El error refractivo del paciente y su necesidad visual en el deporte, tienen que ser evaluados. Es importante que el lente de contacto provea una visión clara e interrumpida en deportes, donde el paciente ha de estar en continua movimiento, aunque la necesidad visual es variable según el deporte practicado. Un karateka con miopía de -2.00 y astigmatismo de -2.00, no requiere la corrección astigmática ya que su oponente es un blanco grande y la visión en este deporte no requiere ser máxima. Este caso se podría adaptar con lente blando en su componente esférico. Sin embargo esta misma corrección para un jugador de baloncesto, requiere de un lente tórico blando. Por lo general en esta situación se recomienda un lente de poco movimiento y buen centrado que proporcionen visión máxima.

Evaluar las condiciones de juego, permite hacer un análisis de las necesidades visuales basado en observaciones de funcionamiento visual tal como movimiento oculares y tares a ejecutar. Esto a su vez define los resultados esperados en el proceso e adaptación. Es indispensable adaptar un lente con menos movimientos a u jugador de baloncesto que por ejemplo, al de un arquero quien se podría beneficiar de un lente rígido con óptica insuperable.

La evaluación del tipo de lente de contacto a usar, depende entonces de la tarea visual y del grado de agudeza requerida por la actividad. La tabla 1 delinea un patrón de lentes para usar en varios deportes.

La educación del atleta y entrenadores sobre el uso de lentes de contacto es otro aspecto de ese modo de práctica. La detección y atención de problemas y el manejo eficiente el mismo, por parte del entrenador es indispensables para el jugador.

El entrenador y sus asistentes deben estar capacitados en la inserción y la remoción de los lentes de contacto al igual que en la limpieza del mismo, más aún deben saber reconocer los problemas mas frecuentes asociados al uso de los lentes. El manejo de problemas menores durante la competencia, es de beneficio para el atleta.

Varios autores han recomendado un botiquín de equipo para efectos visuales. Este botiquín de entrenador debe estar provisto de soluciones de lentes de contacto para usos específicos entre otras cosas (Tabla 2). El entrenador del equipo debe ser diestro en el uso de soluciones para lea atención de problemas.

Es indispensable que el atleta se e provea de varios partes de lentes de contacto, pata reemplazo inmediato en caso de emergencias. El autor ha observado ocasiones donde u jugador cambia de lentes mas de tres veces, durante un partido de baloncesto. Esto limita el tiempo de juego del atleta y a la vez al dirigente del equipo. El uso de lentes de contacto desechabais es ideal en estos casos.

Los anteojos de seguridad para deportes ha sido tema de discusión en varias ocasiones. Estos protegen al atleta de trauma directo en el ojo, pero a su vez tienen las limitaciones tradicionales de los anteojos que usados erróneamente, pueden inclusive causar daño al usuario. Existen varios deportes donde el uso del equipo deportivo de seguridad en mandatario y otros donde no se da ningún tipo de seguridad, como en el boxeo.

Es importante recordar que hay deportes donde la visión tiene que ser comprometida por la seguridad del atleta / paciente, al tomar la seguridad como prioridad principal. Es en estos casos donde el optómetra se convierte en el profesional con quien un entrenador puede confiar para consultaría. Evaluar el contacto deportivo y las condiciones de juego es parte integral de la consultoría visual deportiva. Hay que enfatizar que el lente de contacto blando es preferible sobre el rígido en deportes, donde la probabilidad de contacto directo con el tejido ocular es alta.